La libertad e igualdad religiosa y la elección del Papa Francisco

Sin duda la sociedad argentina, y en especial la grey católica, se sintió conmovida por la elección de Jorge Mario Bergoglio, Arzobispo de Buenos Aires, como el nuevo Papa Francisco. Nuestra Federación no ha sido ajena a lo significativo que ello pueda resultar para nuestro país. Por ello adhirió a ese sentir mediante una carta oficial a la Comisión Episcopal Argentina y al Papa Francisco, en el deseo de que su pontificado redunde en un mayor diálogo ecuménico e interreligioso, en un testimonio evangélico por la justicia y la paz, la dignidad de todas las personas y un creciente compromiso con los sectores empobrecidos y las personas más vulnerables. La comprensible alegría y entusiasmo que esta elección despertó en muchos sectores de nuestra sociedad, sin embargo, desbordó en algunos casos en actitudes que avanzan sobre la libertad de cultos y la igualdad ante la ley.

Esto es especialmente llamativo cuando procede de autoridades cuya
responsabilidad es cuidar la igualdad de todos los ciudadanos, garantizada por nuestra Constitución. No negamos las necesarias relaciones internacionales con el Estado de Ciudad del Vaticano, y los protocolos que corresponden entre el Estado argentino y la Iglesia Católica en una situación tan significativa. Valoramos que la mayoría de la población argentina, en su fe católica sencilla y profunda, sienta en este momento un reverdecer de su identidad eclesial. Pero esto no debe significar un retroceso en el camino emprendido hacia una mayor libertad e igualdad religiosa. Por ello nos resultan cuestionables ciertas disposiciones que nos afectan como ciudadanos que no practican el culto católico romano. En distintas jurisdicciones se han dado medidas a nuestro parecer inadecuadas, como izamiento de la bandera papal con la de la Nación o comunicados y disposiciones internas que marcan una preferencia religiosa que desconoce la condición laica de los servicios públicos. Esto es especialmente sensible en el ámbito de la educación, donde en alguna jurisdicción se concretó la suspensión de clases por la asunción del Pontífice, Ciertas expresiones de orgullo religioso y de autoafirmación dogmática parecen desmentir el llamado a la humildad y al diálogo que el Papa Francisco viene realizando desde el mismo momento de su consagración. Valoramos y apreciamos muchas de las expresiones públicas del nuevo Papa, como expresiones de la orientación de su pontificado; sin embargo, creemos que no corresponde que afecten las decisiones políticas que deben tomarse con miras a los intereses e identidades de la totalidad de nuestro pueblo. La pluralidad y
diversidad es una riqueza de nuestra sociedad que debemos preservar.

Sin reclamar ningún privilegio ni condición especial, esta Federación trabaja desde hace años por asegurar la libertad de cultos para todos y todas, y una igualdad que en materia religiosa aun está pendiente en nuestra legislación y que esperamos se refleje en el nuevo Código Civil y en una nueva Ley de Cultos. De hecho, sigue vigente el decreto-ley 21745, emanado de la última dictadura militar, cuya derogación hemos reclamado, así como sufrimos la falta de reconocimiento jurídico de las funciones propias de las iglesias.

La elección de un ciudadano argentino como máxima autoridad de una entidad religiosa (cosa que, con menos repercusión, ya ha ocurrido en organizaciones de otras confesiones cristianas), lejos de disminuir este compromiso, lo hace más significativo.

Por ello, compartiendo con todo nuestro pueblo el particular momento que esta elección ha traído, reafirmamos nuestra vocación por una sociedad plural e igualitaria. Al mismo tiempo, en la búsqueda de un testimonio fiel al Evangelio de Jesucristo, ratificamos nuestro firme vocación de diálogo con la Iglesia Católica y con todas las confesiones religiosas.

Dr. Nestor Miguez
Presidente FAIE
Dado el 23 de abril de 2013

3 pensamientos en “La libertad e igualdad religiosa y la elección del Papa Francisco

  1. Queridos Hermanos,creo que la elección de este Papa, es un paso importante a la Libertad de Cultos, cosa que no siempre se cumple.
    Es importante el ecumenismo, la tolerancia y que se practique lo mismo que se se predica.
    Soy miembro de una pequeña Iglesia Ortodoxa y sentimos y hemos sentido, muchas veces, discriminación, agravios, etc etc.
    Admiro y respeto de mis hermanos Evangelistas, el apoyo y comprensión que siempre nos brindaron. Tratandonos como lo que somos ” Hermanos en la Fé”
    Que Dios los Bendiga.
    Monseñor. Jorge A. Arregui
    Iglesia Ortodoxa Americana

    • Gracias por sus palabras, monseñor. Dios le bendiga ricamente y acompañe con su Espíritu el testimonio de su iglesia.

  2. Política espiritual? Partido fe.

    Me estoy tomando el atrevimiento de escribirles con el objetivo de hacerles llegar una reflexión a la cual arrivo a partir de un recuerdo vivo que desencadenó en una revelación o tal vez un milagro.
    Cuando me refiero al recuerdo vivo surge en mi ser nuevamente la vivencia acerca de una cuestión fundamental en la mayoría de nosotros, los humanos, que nos invade cuando tenemos un problema para el cual la única solución existente es la de creer, y es entonces cuando llega “la pregunta” …
    – ¿Tengo fe?
    Y al saber que sí, comienzan a abrirse un sinfin de puertas, digo esto desde mi experiencia que entiendo es una forma o un método de adquirir conocimiento y aprovecho la palabra método para comentar y completar mi presentación haciéndoles saber que la religión que me ha acercado a la fe es la Metodista y el motivo ha sido una enfermedad.
    Son tantas las puertas abiertas a este nuevo y gran conocimento que a veces no sé si estoy en lo correcto y para eso los convoco por medio de este correo; el señor Gerónimo Venegas ha creado un partido político llamado fe, lo cual implica que de ahora en más los argentinos veremos al monosílabo más importante, yo diría el más milagroso de todos, en las calles, las radios, los periódicos, etc…
    Ya he logrado comunicarme con él y hacerle saber que lo que está haciendo es política espiritual, está uniendo lo que estaba separado, pero no veo que llegue le mensaje completo, le estoy escribiendo a todas las personas que trabajan en el ministerio de Dios para pedirles que me acompañen al menos en sentimiento, quizás sea una utopía creer que Dios Padre y Dios Hijo estén en estos momentos elevando a nuestra tierra para que seamos ejemplo de unión, o quizás sea una realidad tan grande que solo Dios es capaz de crear.
    Mis más sinceros agradecimentos por haberse tomado el tiempo de leerme.

    Los saluda atentamente A. Verónica Jacob.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *