Sobre el Te Deum

MembreteFAIE3Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 04 de Junio de 2014

Sr. Secretario de Culto de la Nación
Embajador Guillermo Oliveri
S_/_D.

Ref.: Te Deum del 25 de Mayo de 2014

De nuestra mayor consideración:

                        Hemos visto con reconocimiento como en años recientes se dio lugar a la
presencia y expresión de la pluralidad del arco religioso y a las distintas corrientes del cristianismo en ocasión de la celebración religiosa que acompaña a la Fiesta Patria del 25 de Mayo. En esas oportunidades hubo una participación abierta de diversas confesiones y religiosidades presentes en nuestro pueblo, dando testimonio así de un crecimiento en el reconocimiento de la diversidad y pluralismo que aportan a la cultura de nuestra nación.

                       Nuestra vocación de continuar en esa línea se expresó ante esa Secretaría mediante una nota enviada a Ud. el 20 de febrero del corriente año, y luego en una conversación con el Subsecretario, Emb. J. Landaburu, sostenida el 13 de mayo, días antes de la celebración del Te Deum. En esa conversación se ratificó la voluntad de tener una participación interreligiosa en el acto del año en curso.

te
Es más, la invitación recibida de la Secretaría General de la Presidencia de la Nación con fecha del 21 de marzo de 2014 señalaba el carácter interreligioso del Te Deum. Más adelante se nos comunicó sobre la participación de una pastora de la Iglesia Evangélica Metodista Argentina convocada en representación de nuestras iglesias.

            Sin embargo, ya en el acto religioso en la Catedral Metropolitana pudimos comprobar que el mismo siguió los pasos de un acto exclusivamente de la Iglesia Católica Romana, y que a los representantes de otras confesiones se les relegó a un rol totalmente pasivo, de silencioso acompañamiento. Debemos reconocer que ello nos ha provocado un sentimiento de frustración y entendemos que es un retroceso en el camino del diálogo y amplitud que este Gobierno nos ha propuesto y que fuera reclamado en la homilía del Cardenal. ¿Cómo puede haber diálogo cuando se escucha una sola voz?.

                   Sabemos de la disposición de esa Secretaría para escuchar todas las voces y de la amplitud con que hemos sido recibidos por la Presidenta de la Nación en más de una ocasión, y cómo ha expresado su voluntad de ver a las distintas confesiones e iglesias participando en diversas actividades y programas de gobierno que hacen a la vida pública. Por ello hemos vivido esta situación como un paso atrás en este camino. Confiamos que haya sido una situación particular y que en próximas ocasiones podamos volver a tener, en momentos tan importantes para la vida de nuestro pueblo, una expresión respetuosa de la diversidad religiosa y una muestra de la unidad en la diversidad que hace a la composición y riqueza de nuestro pueblo.

                             Le saludamos respetuosamente,

Federico Schäfer                                                                             Néstor O. Míguez             Secretario                                                                                             Presidente

C.C.: Dr. Oscar Parrilli, Secretaría General de Presidencia de la Nación

¿Qué justicia? ¿Qué ley? ¿Qué deuda?

Logo FAIE
Buenos Aires, 19 de Junio de 2014

¿Qué justicia? ¿Qué ley? ¿Qué deuda?

“Ningún siervo puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las
riquezas” (Jesucristo, Lucas 16:13).

“Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición; porque raíz de todos los males es el amor al dinero” (San Pablo, 1Timoteo 6:9-10).

La negativa de la Suprema Corte de Estados Unidos de Norteamérica a tomar en revisión el fallo del juez T. Griesa en el caso del fondo NML, marca las contradicciones del sistema que hoy gobierna al mundo. El privilegio otorgado a los capitales financieros contra una nación y su pueblo pone de manifiesto el sinsentido que rige la economía mundial, donde la ficción especulativa se impone sobre la vida real de los seres humanos. Nos ofrece así la ocasión de recordar y volver a valorar el mensaje del Evangelio en relación con la vida cotidiana, con lo social y económico.

En las novelas de ciencia ficción muchas veces aparece el temor de que máquinas creadas por el ser humano terminen por dominarlo y destruirlo. Esto, sin embargo, ya está pasando, sólo que esas máquinas no son las computadoras de “Matrix” sino el sistema financiero global. El dinero, convertido en un dios que todo lo puede, se erige como el gran ídolo al cual hay que subordinar todo bien, sacrificar toda vida. Este fallo es el reflejo de la idolatría de este tiempo. Mayor inseguridad que la que nos amenaza en las calles es la que se gesta en los sofisticados despachos de magnates financieros y magistrados complacientes.

El Evangelio de Jesucristo, que nos habla de la salvación espiritual, nos alerta sobre esta esclavitud voluntaria de quien se deja someter por este ídolo. Ya varias iglesias que forman esta Federación han señalado las injusticias que provoca el neoliberalismo económico. Niegan a Dios, y a la propia condición humana, quienes ponen su vida al servicio del lucro desmedido. Cuando sólo el afán de ganancias mueve al mundo y a las personas, todo otro valor le queda supeditado. Incluso la sustentabilidad del mundo creado y de la vida de los seres humanos entra en riesgo. El afán y la codicia no es sólo un pecado individual: también terminan destruyendo a los demás seres humanos, destruyendo la convivencia social y el sustento natural. Y esto no es sólo en el caso de las finanzas especulativas, sino de toda economía que haga de la acumulación ilimitada y la riqueza individual su centro, en lugar de servir a la sustentabilidad de todos los seres humanos y la integridad del mundo natural. Las políticas económicas de nuestro país, pasadas y presentes, deben también ser miradas con este sentido.

Por eso afirmamos desde el Evangelio, frente a la supuesta justicia de un juez y una corte, que no hay justicia cuando se paga a los ricos con el pan de los pobres. Sabemos que no hay ley que pueda obligarnos a sacrificar la sangre de inocentes por el pecado de los codiciosos. Reconocemos que nuestra deuda fundamental es con los millones de seres humanos que aún viven en condiciones precarias, en el hambre y la miseria, sometidos a la explotación y la exclusión, a la discriminación y la violencia, que son nuestros hermanos y hermanas en quien Jesús se nos presenta con su reclamo de amor.

Por la Federación Argentina de Iglesias Evangélicas,

Pastor Néstor Miguez, Presidente
Pastor Federico Schäffer, Secretario