La Iglesia Evangélica no llega a la TV Pública

Desde hace tiempo las iglesias evangélicas (plural) venimos pidiendo que los medios públicos den un espacio como el que tienen otras confesiones y  comunidades religiosas, contemplando y considerando la pluralidad de iglesias, asociaciones y movimientos que forman parte de la tradición evangélica. La actual decisión de la Televisión Pública de otorgar este espacio a una sola de las agrupaciones religiosas evangélicas no cumple con este pedido.

En primer lugar, no existe “una iglesia evangélica”. El movimiento evangélico es plural, diverso, y las distintas iglesias evangélicas tienen, como todas las confesiones religiosas, diferentes concepciones teológicas sobre muchos puntos. Así han participado históricamente con variados énfasis en cuestiones que hacen a la vida social y expresado diferentes conceptos y miradas sobre nuestra realidad nacional.

El otorgamiento de este espacio a la Federación ACIERA es una decisión política tendenciosa, que impone una discriminación frente a otras expresiones de la fe evangélica. Las iglesias con más antigua presencia histórica en el país no integran esta agrupación. ACIERA, si bien agrupa a un número significativo de iglesias, ha expresado posiciones dogmáticas y doctrinales que distan de tener consenso entre los evangélicos. El pueblo de nuestro país y el público televisivo tienen derecho a saber que el programa de la TV Pública llamado “Buenos Noticias” no es expresión de las iglesias evangélicas sino de una particular parcialidad de las mismas y que hay otras miradas teológicas que hacen a la tradición y presencia evangélica en nuestro país y en el mundo.

Por eso consideramos que las iglesias evangélicas no tienen un espacio en la televisión pública y continuamos con nuestro reclamo para que los medios estatales reconozcan la pluralidad y abran este espacio a las diversas expresiones evangélicas en el país.

          Néstor Miguez

Presidente      

2 pensamientos en “La Iglesia Evangélica no llega a la TV Pública

  1. Con todo respeto, pastor Bonino, me entristeció muchísimo su análisis y su interpretación de un acontecimiento que tendría que alegrarnos a TODOS los evangélicos. Le puedo asegurar que a quienes hacen el programa les importa muy poco qué “grupo evangélico” es el que fue convocado, cuáles son las motivaciones de las autoridades para conceder ese espacio, cuáles son las iglesias con más historia y cuáles las agrupaciones más representativas del “sentir evangélico”. Lo único que los motiva es el deseo de compartir las buenas noticias del Reino de Dios para que muchas personas conozcan a Jesús como su salvador. Con un programa que seguramente en algún momento incluirá buenas noticias de las obras que realiza la Iglesia Metodista y otras Iglesias afiliadas a la FAIE. Creo que es tiempo de que dejemos de lado mezquindades y egoísmos, cuestiones “políticas” y otros asuntos que nos desvían del único propósito de la Iglesia de Cristo. Los encuentros ecuménicos son puras formalidades si, en momentos de tanta necesidad como éste, no somos capaces de unirnos para proclamar las Buenas Noticias. “Que sean uno para que el mundo crea” , pidió Jesús. hagamos nuestra parte para que su oración sea contestada. Atentamente, Beatriz de Golluscio

    • Concuerdo con lo que dice, estamos en un tiempo en donde nos tenemos que unir. No puede ser que la Iglesia, la novia de Cristo, haya demasiadas divisiones. Argentina necesita en Jesús, no un buen ministro de economía o un buen presidente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *